• es
Cargando Eventos

La gran novela americana (de origen marroquí)

desde 25/03/2020
hasta 15/04/2020
Desde las 08:00

Arranca esta nueva sección en la que periódicamente se publicarán reseñas de obras destacadas de la literatura mediterránea y de autores procedentes de países de la cuenca mediterránea.

Esta primera entrega está  protagonizada por la la última obra de la escritora marroquí residente en Estados Unidos Laila Lalami, The Other Americans.

 

Ficha técnica:

The Other Americans

Laila Lalami

Bloomsbury Circus, 2019

301 páginas

 

Entre la literatura de la emigración proveniente del norte de África y, específicamente de Marruecos, escasean los autores que han utilizado la lengua inglesa como vehículo de expresión, debido principalmente a motivos históricos y culturales. Si a ello le añadimos el hecho de tratarse de una mujer, así como el extraordinario éxito de crítica y ventas que ha alcanzado su obra, nos encontramos ante un insólito acontecimiento literario. Se trata de la ensayista, crítica literaria y escritora marroquí-americana Laila Lalami (Rabat, 1968), quien acaba de publicar su último trabajo, The Other Americans (Pantheon, 2019), finalista al National Book Award, que la consagra como una de las voces más interesantes del panorama literario internacional, tras haber sido finalista al Premio Pulitzer con su anterior novela.

Lalami publicó su primera obra de ficción, una colección de relatos cortos bajo el título de Hope and Other Dangerous Pursuits en 2005 y cuatro años más tarde fue elegida ‘Joven Líder Global’ por el Foro Económico Mundial, coincidiendo con la aparición de su segunda novela, Secret Son (2009), preseleccionada para el Orange Prize for Fiction. Aunque Lalami se trasladó a Estados Unidos en los años 90, sus dos primeros trabajos se centran en temas o escenarios cercanos a su país de origen, como el intento de cuatro marroquíes de cruzar el Estrecho de Gibraltar en un bote salvavidas o la historia de iniciación de un joven en un barrio pobre de Casablanca.

En su tercera novela, The Moor’s Account (Pantheon, 2014), Lalami se aparta de los temas contemporáneos, basando la obra en la historia real del primer explorador negro de América, un esclavo marroquí conocido como Estebanico, que formó parte de la malograda expedición de Narváez a Florida en 1528. Con esta magnífica, fascinante y extraordinariamente bien narrada novela, Laila Lalami alcanzó fama internacional al ser finalista al Premio Pulitzer de Ficción y obtener prestigiosos galardones como el American Book Award o el Arab American Book Award, entre otros.

Con su última novela, Lalami vuelve a adentrarse en terreno inédito, aunque su bagaje personal influirá, quizás más que nunca, en todo el engranaje de la obra. Como explica la propia autora en su página web (www.lailalalami.com), “Nunca anticipé que me iba a convertir en una inmigrante o que iba a escribir ficción en inglés, pero estas dos decisiones han tenido un profundo impacto en mi visión creativa y crítica. Mi ficción con frecuencia trata temas de mi país de origen y mis personajes tienden a ser intrusos (outsiders), personas que no encajan en ningún

lugar”.

The Other Americans es una obra coral contada en primera persona desde la perspectiva de sus diferentes caracteres años después de los hechos que se narran. La trama parte de un planteamiento sencillo: Nora Guerraoui, hija de marroquíes emigrados a los Estados Unidos en los años 80 del pasado siglo, regresa a su casa paterna en un pequeño pueblo en el Parque Nacional de Mojave al sur de California, tras enterarse de la muerte de su padre quien, al parecer, ha sido atropellado por un vehículo. A partir de esta premisa, la estructura de la obra ayuda a construir una novela de múltiples capas que más que superponerse se entretejen, avanzando a través de Nora, la sinestética compositora de jazz protagonista de la misma.

En The Other Americans, Laila Lalami va más allá de los temas relacionados con su país de origen e introduce asuntos que entran de lleno en la sociedad norteamericana contemporánea. La historia de suspense que sirve de hilo conductor a esta novela, un thriller en el que se sospecha más un asesinato que un accidente y que mantiene la incógnita hasta el final, es el cimiento sobre el que se sustentan las demás cuestiones. Efrain, testigo presencial del suceso, representa el “precariado” de doble turno que sufren los inmigrantes ilegales en Estados Unidos. Jeremy, veterano de la Guerra de Iraq, padece las secuelas psicológicas de la misma, mientras su compañero en el ejército se enfrenta al vacío legal, económico y social en el que se encuentran muchos de estos veteranos. La detective Coleman afronta una doble discriminación en el cuerpo de policía, como afroamericana y como mujer. Anderson Baker personifica a esa clase media trabajadora, blanca y depauperada que quiere volver a ser grande de nuevo y que hace del “otro” el blanco de muchos de sus males.

Al mismo tiempo, la cuestión de la emigración se presenta con todas sus aristas, con la complejidad añadida derivada de la procedencia de los progenitores de Nora, que no sólo provienen de un país extranjero, sino de una región percibida en el lugar de acogida como exótica, misteriosa e impenetrable y, desde los atentados del 11 de septiembre, también como peligrosa, amenazante, cruel… Driss Guerraoui, el padre de familia, licenciado en filosofía, se ve forzado a renunciar a su carrera profesional para regentar una cafetería en el nuevo país. Su esposa Maryam, principal impulsora de la idea de emigrar a Estados Unidos, siente cada vez más el peso de la nostalgia de su tierra natal y el extrañamiento de vivir en un país que nunca será el suyo. Religión y tradición se convierten en su refugio ante una sociedad que les es cada vez más hostil. Para su hija Nora, el sentimiento de intrusión se ve reforzado después de los atentados, cuando sus compañeros de colegio comienzan a llamarla talibana y “cabeza turbante”.

El gran mérito de esta novela reside sin duda en haber capturado el espíritu de un tiempo en la vida de la gran superpotencia mundial y en hacerlo desde el punto de vista de una “outsider”. En este sentido, tiene algo de gran novela americana, en la que no faltan pasiones, secretos personales, mentiras colectivas o conflictos generacionales. La propia autora, en una entrevista en el periódico The New York Times menciona obras como Mientras agonizo de William Faulker o Paraíso de Toni Morrison como sus referentes en su labor de preparación de la misma.

Se trata, además, de una novela que posee esa cualidad que los angloparlantes gráficamente denominan como “page-turner”, una de esas obras que nos empujan a pasar página tras página sin podernos detener, con el valor añadido de hacernos reflexionar sobre esos “otros”, aquellos que en situaciones de crisis, económicas, sanitarias o de otra índole, son los que, probablemente, más sufrirán.

 

Por Natalia Arce