• es

Los saberes de al-Andalus y la visión de Marruecos de Leila Aloui, protagonistas de una oferta cultural navideña diferente en Tres Culturas

20/12/19

A punto de comenzar la Navidad, las calles de Sevilla y su provincia se llenan de reclamos y la oferta cultural se multiplica, sumando a sus atractivos habituales las visitas a los tradicionales belenes, los espectáculos audiovisuales y un sinfín de actividades que apelan a nuestro lado más humano y solidario.

Pero existe una oferta cultural distinta de la que disfrutar tan solo con cruzar el río. La Isla de la Cartuja y las instituciones que en ella conviven ofrecen durante todo el año -y también en Navidad- un variado programa de actividades para todos los públicos que van desde las exposiciones hasta los grandes conciertos, pasando por el teatro, los foros, el cine o las presentaciones literarias.

En Navidad celebramos la paz y la concordia. Pero para hacerlo de verdad, y durante todo el año, no hay nada más efectivo que el conocimiento y el respeto mutuos. En este sentido, la Fundación Tres Culturas desarrolla desde hace dos décadas  una labor incansable en pos del principio rector que guía nuestras acciones y que no es otro que el de promover el diálogo, la paz y la tolerancia entre pueblos y culturas.

Día tras día damos forma a una oferta formativa y cultural cuyo objetivo es el de acercar a nuestro público la riqueza de los pueblos del Mediterráneo. Por ello, durante el periodo navideño, Tres Culturas ofrece dos exposiciones diferentes que promueven las otras luces de la Navidad: la luz del saber y del entendimiento.

La exposición fotográfica Los marroquíes, de la fotoperiodista franco-marroquí Leila Alaoui, fallecida en 2016, nos acerca a la realidad de nuestros vecinos marroquíes a través de unos 30 retratos realizados por la fotógrafa y videoartista en diferentes entornos rurales de Marruecos.

Esta propuesta fotográfica, que podrá verse hasta el 9 de enero en la Fundación, es un homenaje a su corta pero intensa trayectoria como artista, pero también como persona comprometida. Leila Alaoui murió con tan solo 33 años tras resultar gravemente herida en el atentado de Uagadugú, Burkina Faso, mientras realizaba un trabajo sobre los derechos de la mujer para Amnistía Internacional.

Los treinta retratos que componen la muestra proceden de entornos rurales dispersos por Marruecos, que, en palabras de la propia Leila, parten del «filtro de su posición íntima como marroquí con el objetivo de revelar la subjetividad de las personas retratadas».

Sin embargo Leila no nació en Marruecos, y mucho menos en un entorno rural, si no en París, en el seno de una familia franco-marroquí acomodada. Su madre, la fotógrafa francesa Christine Alaoui, le enseñó a amar la fotografía y a dominar su lenguaje. Cuando tenía seis años la familia se mudó a Marrakech, donde vivió la mayor parte de su infancia y adolescencia. Después ella se trasladó a Nueva York para estudiar fotografía y vivió en distintos lugares de Europa y América y en Líbano antes de regresar a Marruecos en 2008. Fue precisamente esa segunda toma de contacto con sus orígenes lo que la impulsó a trabajar, entre 2010 y 2014, en la serie de retratos que dieron como resultado Los marroquíes.

En esta serie, Alaoui no reflejó escenas típicas de la vida marroquí, sino que realizó retratos en el sentido más estricto y clásico del término. Nada de lo que hay en las imágenes de Leila parece robado. En palabras del comisario de la exposición, el fotógrafo y escritor Guillaume de Sardes, la obra de Alaoui refleja «el carácter de una obra comprometida y humanista. Las imágenes de Leila Alaoui no son fotos robadas, sino retratos en el sentido más fuerte y clásico de este género. Tienen una fuerte dimensión pictórica, y están alejados de toda tentación pintoresquista. El de Leila era un proyecto ético, de afirmación de la dignidad, contrario a todo orientalismo…».

Por otra parte, desde ayer y hasta el 20 de enero de 2020, Tres Culturas ofrece la exposición Letras del Sur de al-Andalus, una muestra divulgativa producida por el Centro Andaluz de las Letras y comisariada por la investigadora y escritora Virginia Luque, cuyo objetivo es fomentar el conocimiento y reconocimiento de saberes, autores y obras andalusíes.

A través de 16 paneles explicativos, la exposición ofrece la oportunidad de descubrir una selección bibliográfica en el ámbito de la poesía, historia, literatura de viajes, filosofía, geografía, cultura alimentaria, medicina o agronomía, presente en la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía y no siempre conocida por el gran público.

La comisaria, Virginia Luque, historiadora y máster en arquitectura y patrimonio, explicaba en la inauguración que esta muestra es «una incitación a la lectura de los tesoros que pueden encontrarse en la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía. Un aperitivo para estimular la búsqueda de ese horizonte impresionante que son la ciencia y el saber andalusíes ».

Se trata pues de despertar en el espectador la necesidad de conocer un poco mejor el enorme patrimonio de al-Andalus que es parte ineludible e indispensable de nuestra Historia. En palabras de José Manuel Cervera, director de la Fundación Tres Culturas, «explicar al-Andalus es, quizá hoy más que nunca, muy necesario. El rescate de episodios no contados o, al menos, no bien contados. Estudiar la Historia de España sin atender y poner en valor esa etapa es un error que hay que subsanar a través de iniciativas como esta muestra».

Letras del Sur de al-Andalus resalta, además, el papel fundamental que Ibn Rushd (Averroes) e Ibn al-‘Arabi desempeñaron revelando dos modelos de pensamiento que al-Andalus heredó del mundo clásico. El primer maestro optó por el racionalismo aristotélico, frente al sufismo de influencia neoplatónica que al-‘Arabī practicó y legó al Islam. Siglos después de la muerte de ambos, su pensamiento siguió vivo, generando debates en las universidades medievales europeas hasta asentar las bases de un Renacimiento que empezaba a vislumbrarse en el viejo continente.

Deseamos, en definitiva, que estas dos exposiciones despierten en el público que las visite el afán por conocerse y conocer a sus vecinos un poco mejor, para que el espíritu que nos invade en estas fechas perdure al apagarse la iluminación de Navidad.

Ambas muestras pueden visitarse en nuestra sede, el Pabellón Hassan II, los días laborables de 10 a 15 h.

Relacionados

23/03/20 Otros

La Fundación Tres Culturas ofrece un servicio de consultoría para inmigrantes sobre cuestiones relacionadas con el estado de alarma

Se trata de una asesoría jurídica, social y laboral para consultas relacionadas con aspectos derivados de la situación excepcional que atravesamos como consecuencia de esta pandemia global

17/03/20 Otros

Tres Culturas contigo

El personal de la Fundación continúa trabajando para seguir ofreciendo contenidos y actividades de calidad que os ayuden a pasar estos días de una forma más amena